NOSOTROS Regresar al Home

"La Buena Muerte ... Mas que un negocio, es un sentimiento"

La historia de La Buena Muerte comienza en 1959, el local quedaba al frente de la Plazuela de La Buena Muerte, nombre con el que los clientes "bautizaron" por aquella época al nuevo restaurant que sería la 1era cebicheria del Perú. Actualmente esta ubicado en pleno corazón del Centro de Lima, en la cuadra 4 del jirón Paruro, muy cerca del Congreso y del Mercado Central, a 3 cuadras de la avenida Abancay, hay que caminar, ir en taxi o en auto propio para almorzar en La Buena Muerte, el restaurante que respeta y pone en práctica la sazón y las enseñanzas de su creador y fundador, el legendario Minoru Kunigami. Es el punto ideal para deleitarnos con el clásico sabor de la fusión peruano-japonesa. Su mejor plato, de todas maneras, es el cebiche, con un sabor único porque se mantienen las mismas características originales. Los ingredientes son frescos, el sabor es insustituible. De entrada, se puede pedir un tamal de pescado, causa de pescado o palta rellena de pescado con verduras. De segundo, tacu tacu con pescado y mariscos, uñas de cangrejo, chicharrón de pescado, kamaboko, pescado sudado o arroz chaufa con mariscos.

Bohemia y espíritu limeño de antaño es el que transmite nuestro primer local. En el año 1959 nos mudamos al Jr. Paruro, una vez ahí, el restaurant se convierte en paso obligado para todo visitante que acuda al Centro Histórico de Lima. Adicionalmente siempre al mediodia, está en vivo lo mejor de la música criolla. En 1993 nace La Buena Muerte 2, en la Av. Luis Aldana 127, Urbanización Santa Catalina. Por coincidencia nuestros 2 locales tuvieron locales previos, antes de ubicarse en sus locales actuales.

Minoru Kunigami, gracias a su inspiración y liderazgo y muy bien acompañado de su fiel esposa Kio y sus 14 hijos que desde muy temprana edad colaboraron y se dedicaron esforzadamente en las tareas propias del restaurante, hicieron de La Buena Muerte, desde 1959 todo un templo de la buena cocina. Celebrando mas de 100 años de la inmigración japonesa al Perú, remarcando su contribución al desarrollo nacional y resaltando el aporte de la colectividad peruano-japonesa en la gastronomía, vemos que manteniendo su identidad cultural han conseguido grandes logros. La experiencia exitosa de La Buena Muerte no es otra cosa que el homenaje a estos pioneros que vinieron de la otra orilla del océano pacífico a luchar, trabajar, realizarse y buscar un futuro mejor para todos los suyos. La familia que conforma el restaurant La Buena Muerte agradece la preferencia de todos nuestros clientes y el permitir deleitarlos por más de 50 años en que venimos ofreciendo nuestros deliciosos y variados platos marinos, ahora en nuestros 2 locales. En el Centro de Lima o en Santa Catalina, el sabor y el sazón originales del Maestro Kunigami siguen intactos.

 

SUBIR